Queremos espacios multiusos, más baños y terrazas.

El balcón y la terraza han sido los espacios protagonistas del confinamiento. Más de sesenta días en las que nuestras casas han sufrido el test de habitabilidad más exigente que un antropólogo nunca hubiera imaginado. Gracias al Covid19 el confinamiento ha convertido nuestro espacio doméstico, menos de 100 metros cuadrados de media, en el único entorno posible para vivir 24 horas al día durante siete días a la semana. 

En Viviendea lanzamos una encuesta para conocer de primer mano las necesidades reales de nuestros usuarios. Nuestra encuesta repasa los puntos más significativos que necesitamos revisar en nuestra forma de vivir. Porque se trata de eso, de hacer casas para vivir.

Necesitamos más espacios
Necesitamos más baños… ¿verdad?

Agárrense, queremos espacios multiusos

Nuestros pasillos se han convertido en calles y circuitos de carreras, los sofás son para meditar, sestear, hacer deporte o ir al cine en casa. Los espacios han multiplicado sus usos; el teletrabajo, las videoconferencias, el gimnasio o el yoga. Sala de juegos, de manualidades o de aula virtual. Los baños, refugio personal y aseo obligatorio contra el virus. Cocinas de Estrella Michelin y repostería casera. También, en algunos dolorosos casos, hemos usado habitaciones como zonas de aislamiento obligatorio por contagio. Ahí queda eso. Nuestras casa aguantando el tipo y nosotros buscando la luz y el aire en los balcones. Afortunados los que tienen terraza, envidiados los que disfrutan de jardín… ¿Incluimos jardines en nuestras casas? Verticales, hidropónicos… ¿Ajardinamos las azoteas? Espacios comunes que ahora están infrautilizados… todo es posible.

Las grandes ciudades ya no son la primera opción para vivir

Resulta que vivir en una gran ciudad ya no parece tan buena idea. Cuesta dar la espalda a la oferta de ocio y recursos de las grandes ciudades, pero confinados soñamos con alejarnos unos kilómetros, buscar una ciudad más pequeña, incluso vivir en el campo está ganando cada vez más adeptos, aunque la vida rural sigue siendo deseo de una minoría, se ansía una casa o un unifamiliar en urbanización en área metropolitana, y en caso de ser un piso, más grande por favor.

Más metros, por favor

Los metros ganan protagonismo. Quien decidiera que los 90 metros cuadrados son el tamaño estándar para habitar una vivienda, se equivocaba. Queremos más de 120 m2 por favor, con dos o tres habitaciones y cocina amplia. Y por supuesto los estudios y lofts de 45 metros son una opción minoritaria. Queremos más y mejor repartidos.

La gran triunfadora de nuestra encuesta es la habitación multiusos, es el deseo soñado de nuestros usuarios. Ahora gimnasio, ahora cuarto de juegos, ahora retiro para hacer yoga, sala de reuniones virtuales… un espacio que sirva para cada ocasión. ¡Qué gran idea!

Otro de los grandes protagonistas del confinamiento y de nuestra encuesta ha sido la cocina. ¿Quién no ha hecho pan o tartas estos días? La cocina la queremos grande, como mucho mediana, pero por favor, abierta al salón. Para vernos las caras y entre todos cocinar las nuevas y deliciosas recetas del confinamiento. 

En tercera posición aparecen los baños, refugio personal imprescindible ante tanto tiempo confinados, así que necesitamos dos como mínimo, y también otro de cortesía, las vistas deben desinfectarse antes de entrar al salón…

El encierro nos ha aislado del exterior pero hemos escapado por la wifi, la conexión a internet es de un valor incalculable en este momento. Teletrabajo, ocio, series, mantener el contacto con amigos y familia… miles de gigabites que debemos tener disponibles en casa. Domotizar la casa y un robot de limpieza también son soluciones de interés para nuestros usuarios.

Un robot de limpieza, por favor…

Nuevas estancias, lo más deseado

Almacenar trastos y utilizar espacios según las necesidades son las opciones mayoritarias de nuestros usuarios. La tabla de surf, los esquíes, patines, la bici… libros, la ropa de temporada… metros cúbicos que necesitamos ordenar y mantener a buen recaudo. Y ese espacio para adaptar al momento del día que toque vivir, imprescindible.

Como conclusión cada familia, cada casa es un mundo, nuestro mundo, lo decoramos, vestimos y utilizamos a nuestro gusto. Pero si tenemos más y mejor espacio, seremos mejores habitantes y más felices usuarios de nuestras casas. 

Esperamos que arquitectos, promotores, constructoras y administraciones tomen nota de las nuevas prioridades y que entre todos trabajemos para conseguir que nuestras casa sean cada vez más nuestras. Nosotros ponemos nuestro granito de arena e incluso nos atrevemos a plasmarlo sobre el papel. Aquí nuestra/vuestra casa post COVID-19. ¿Qué os parece?

Plano vivienda post COVID-19

Lo más diáfana posible, amplia pero sin espacios perdidos, con los recursos necesarios para vivir cómodamente y aprovechar cada rincón en cada ocasión. Y sobre todo con mucha luz y una amplia terraza. Y ahora surge, lógicamente, la pregunta… «vale, pero ¿cuánto cuesta?». También os daremos respuesta a eso, en un próximo post…

Puedes descargar el informe sobre la encuesta aquí…

Anterior

#desdemibalcón, sí el tuyo, el de tu casa

2 comentarios

  1. Antonio Palacios

    Agregaría el Hall, como espacio de transición, área sanitizante, cambio de zapatos y ropa, y rayos UVE, considero siempre vamos a vivir con el virus.

  2. Daniel Campos

    Muy buen artículo, y me encanta la propuesta de distribución que habéis planteado.
    Yo añadiría una zona o cuarto de limpieza, aunque en el armario de la entrada hay espacio suficiente para alojar la lavadora, secadora, plancha, …)
    Está genial!!!!!!
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *