Viviendea, como una moto…

cascos moto y obra en viviendea
En cualquier situación, la cabeza siempre en su sitio…

Corría el año 2013, tiempos de plena travesía por el desierto inmobiliario de obra nueva, y andaba con la frustración contenida de no ver la luz al final del túnel. Recuerdo aquella viñeta de El Roto que se publicó en El País por esas fechas. La guardo junto a un cartel que cita «nunca olvides septiembre del 2007». En esa tesitura hablé con mi mejor amiga, con mi confidente, con mi mujer, para decirle que tenía dos opciones, comprarme una moto como capricho y cambiarme de sector o invertir en una idea que me rondaba la cabeza para generar trabajo y oportunidades ahí donde no existían. Sin saber que aquella idea sería el germen de Viviendea. Me dijo un claro y contundente “tira”. Y tiré…

Viñeta de El Roto sobre vivienda
Chiste gráfico de El Roto

A finales del 2014 teníamos lista la primera versión de Viviendea“la primera plataforma de viviendas a medida”. No me voy a extender mucho contando nuestra historia, ya que lo hice en esta entrada del blog, pero siempre me gusta recalcar que el que pretendía que fuera nuestro cliente vio la plataforma como una amenaza: “es una buena idea, pero, si tienes a la demanda, te acabarás convirtiendo en promotor, serás competencia”. 

Entendí entonces que teníamos que validar el proceso nosotros mismos. ¿Se puede empezar el proceso edificatorio de obra nueva desde las necesidades del comprador final y hacer una “vivienda a medida”? Os doy un adelanto, claro que se puede.

2018, año cero

Y en el 2018, tras dos procesos fallidos, conseguimos iniciar con éxito el proceso para materializar 24 viviendas con las necesidades y puntos de vista de sus 24 compradores. Todas las viviendas personalizadas desde el proyecto. 100% de “ventas” antes del proyecto básico. Un proyecto que jamás hubiera salido de un estudio de mercado. Un proyecto ajustado a la demanda. Una oferta ajustada a la demanda.

Excavadoras suelo viviendea
Empezar una obra nueva tiene algo de liturgia…

Y podríamos haber gritado, nos podríamos haber encarado con los escépticos, podríamos haber sacado pecho, pero sabíamos que nos quedaba un largo camino con la licencia y con los préstamos necesarios, aún no teníamos todo el proceso validado. Siempre hemos sido francos y prudentes en todo.

Hemos sido unos emprendedores atípicos al vender nuestra idea con mucha pasión pero siempre poniendo encima de la mesa el riesgo que conllevaba, elevado, como cualquier proyecto inmobiliario de obra nueva, principalmente por los dilatados plazos que se manejan. Nunca hemos prometido altas rentabilidades ni altos multiplicadores. No vendemos motos. Y hemos seguido solos pero con una idea clara. Año a año, paso a paso.

Startups camello

Hace poco leí sobre las startups cebra… y quizá algo tengamos de eso, pero me gustó más la definición de la startup camello, con ese concepto sí que me siento identificado. Siempre seguimos adelante, dicen que soy “algo” pesado, persistente, diría yo.

Cuando hemos podido, hemos corrido, cuando no, hemos disminuido la velocidad, sin frenar, siempre dando pasos adelante para mejorar la experiencia del cliente en la compraventa de una vivienda de obra nueva… y a su medida.

En marzo de 2020 conseguimos la licencia, y seguimos callados, todavía quedaba un paso más, el préstamo promotor, que conseguimos en mayo de ese año. Ahora sí, a principios de junio hemos empezado a construir. Un edificio totalmente diferente. Ahora sí que podemos gritar alto y claro: “vamos a levantar, junto a 24 vecinos, el primer edificio de obra nueva en Valencia a medida de los compradores finales, de sus habitantes”.

 Vamos a levantar, junto a 24 vecinos, el primer edificio de obra nueva en Valencia a medida de los compradores finales, de sus habitantes.

Viviendea en benimaclet

No somos tu competencia, somos Viviendea

Una vez todo el proceso validado, volvemos donde arrancamos, para no «parecer» ni ser competencia de nadie del sector. Todo lo contrario, para dar nuevas oportunidades al sector. No para gritar que vamos a provocar la revolución. Vamos a ser una evolución natural y digital de un modelo prácticamente caduco, que está basado en el producto. Vamos a pasar a otro basado en el usuario, conectando sus necesidades con promotores, arquitectos, inmobiliarias y constructores, de tal modo que se haga la mejor oferta posible, la que se ajusta a la demanda. No desde los datos, desde el usuario. Se pueden hacer viviendas a medida, simplemente os invitamos a seguir el proceso que facilitamos en Viviendea; primero escuchar, luego pensar y finalmente hacer.

Y vamos a por más, junto a todos los usuarios y profesionales que se están sumando día a día a la plataforma… juntos gritaremos más fuerte. Juntos llegaremos antes.

Por cierto, de la moto ya me he olvidado… algún día llegará…. O no, pero eso ya hace tiempo que no me preocupa.

Sergio López, CEO de Viviendea. Original publicado en LinkedIn.

Viviendear con Gerardo…

Gerardo Sanz es Licenciado Bellas Artes además de un prolífico ilustrador que derrama en cada trazo toda su personalidad. Especializado en UI/UX se encarga de poner orden en nuestra web y en la comunicación gráfica de toda la plataforma. Hoy es el turno de viviendear con Gerardo.

Gerardo también es músico, canta en La Pulquería y Huracán Romántica, dos grupos donde consigue mezclar creatividad, diversión y alguno más de sus talentos; escribir y contar historias. Escucha música de todo tipo; desde Junip a Mastodon pasando por Prokofiev, Debussi, Police o Duran Duran. Ama a Jerry Bock y a los hermanos Sherman. Afirma que no ha habido un pianista como Bill Evans y que, pese a que ya apenas los escucha, Nirvana fueron lo más disruptor que ha conocido. 

Gerardo ilustrador Viviendear
Gerardo poniendo orden al caos gráfico.

Ordenar el caos de forma creativa

La experiencia creativa le ha motivado desde siempre y en cualquiera de sus expresiones. Empezó dibujando, luego pasó a la escritura y acabó en una concepción más práctica del arte, eso que algunos llaman diseño y que básicamente consiste en la necesidad poner orden en todo. Parece que así Gerardo consigue hacer un ejercicio de compensación para su mente caótica. Aunque más que caos, Gerardo es un vendaval. Desprende energía, contagia optimismo, argumenta, discute, crea de forma incansable, original y siempre con el fino humor que le persigue.

Tanta energía necesita ser canalizada y hacer gimnasia le ayuda, también nadar, viajar con su furgoneta y perderse por Almería, Cantabria o el interior de Castellón.

Empezó a Viviendear de la mano de otra persona del equipo, Cristina. Viviendea necesitaba una ilustración y Gerardo nos convenció de que necesitábamos otra cosa. Hacía falta un nuevo concepto gráfico y una comunicación visual a la altura de un proyecto disruptivo y que debía empatizar con los usuarios.

Gerardo deja su trazo más personal en Viviendear
Gerardo deja su trazo más personal en Viviendea

Viviendear en equipo

Una vez en el equipo y convertido en pieza fundamental, encuentran tiempo para compartir cervezas y momentos fuera de Viviendea, lo que les convierte en colegas además de en equipo, algo que Gerardo valora mucho.

Lector voraz de divulgación científica, le encantan los juegos de mesa, sobre todo los más complejos, los que le permiten seguir con su pasión por la resolución de problemas. Gerardo y su permanente lucha contra el caos y el desorden que nunca cesa.

Si le preguntas a Gerardo por qué se dedica a esto, te dirá que detesta los armarios desordenados y que Viviendea pone orden en un sector dónde las implicaciones y el alcance de la plataforma todavía están lejos de comprenderse. ¡Menos mal que tenemos al vendaval de Gerardo en el equipo!

Puedes ver el trabajo de Gerardo en Behance.

Sobre la ciudad, entiendo que seguimos debatiendo…

Hace unos días, tuve la oportunidad de asistir como ponente a los debates sobre la ciudad que organiza el Colegio de Arquitectos de Valencia. Queremos agradecer desde aquí la invitación, sobre todo al presidente saliente, Mariano Bolant, quien deja muy alto el listón de su trayectoria en el Colegio.

Debate ciudad  súper interesante
Un Debate Ciudad súper interesante…

Durante dos horas estuvimos debatiendo sobre la vivienda, sobre la existente y sobre la que saldrá tras esta pandemia que estamos sufriendo. Sobre si las nuevas necesidades manifestadas por los usuarios son pasajeras, debido a lo excepcional de la situación, o si han llegado para quedarse, como por ejemplo la búsqueda de vivienda fuera de las ciudades, las necesidades de jardín o terraza o el tan ansiado espacio extra para el teletrabajo.

Y debatió el presidente del colegio, debatió Nuria Matarredona, Directora General de Innovación Ecológica en la Construcción en la Generalitat Valenciana; debatió José Mª Lozano Velasco, arquitecto, Catedrático de Proyectos de la Universidad Politécnica de Valencia y también debatí yo, presentando la encuesta que realizamos desde viviendea.com.

Sergio debate ciudad
A Sergio le encanta debatir… ¿y a ti?

Un debate a varias bandas

Enfocamos el debate en la relación con la administración, en la siempre buscada y pocas veces encontrada colaboración público-privada, en la especulación existente en el mercado de solares edificables, en las terrazas, en las cocinas abiertas, en los jardines, en la preferencia por viviendas fuera de las «poco amables» ciudades, en el alquiler.

Otro debate más, muy interesante, pero con un problema: Seguimos debatiendo de vivienda, de mercado, de suelos, de cómo se «entiende lo que necesitan la personas» en materia de vivienda desde nuestro punto de vista, cuando el problema está actualmente en las personas y en «su» punto de vista.

Sin personas con trabajo, con ahorros, con confianza no hay cliente y sin cliente no hay mercado. Sin mercado no hay oferta y no hay trabajo para generar confianza a las personas.La pescadilla que se muerde la cola.

Y saldrán más debates y seguiremos debatiendo hasta que, entiendo, empecemos a enfocar el problema dónde está, en qué sociedad queremos construir entre todos. Quizá lo complicado de la respuesta haga que no se ponga el debate encima de la mesa. No vaya a ser que encontremos alguna solución incluso para la vivienda.

Sergio López, CEO de viviendea.com

Besamos el suelo que pisas…

Suena muy romántico, pero con el paso de los años los suelos que pisamos a diario en nuestras casas cada vez han ido ganado mayor protagonismo. Y ahora estamos que los besamos…

Esto va de suelo y besos...
Esto va de suelo y besos…

Tras años de odiar el terrazo que cubrían los pisos de nuestros abuelos en los años 70, de pronto este pavimento volvió a marcar tendencia, ahora renovado y lleno de color. De origen veneciano, era fabricado con los restos que los marmolistas italianos recogían, compactaban y pulían, resultó ser muy resistente y duradero. Ya tenemos suelo para décadas… Otro pavimento que vuelve después de un tiempo en el olvido es el azulejo gráfico. No nos extraña nada, con la infinidad de posibilidades que puedes encontrar. Mosaicos repetitivos, grandes o pequeños, de estilo rompecabezas, combinando colores… una maravilla. ¿Nuestro preferido? El mosaico pequeño en blanco y negro, que da un estilo gráfico y muy elegante al espacio.

Además de por la pandemia, el 2020 está destacando por las tendencias en pavimentos. Existe una gran variedad de materiales, colores y texturas para dejar tu casa como nunca la habrías imaginado.

Tendencias a ras de suelo

La tendencia más sorprendentes de esta temporada es la vuelta de la moqueta. Y es que ya nada tienen que ver con las moquetas de años atrás. Han evolucionado de tal modo que hasta repelen la suciedad y el polvo gracias a un tratamiento especial. Así que este material vuelve a las casas aportando color y un gran potencial decorativo por la amplia variedad de colores y diseños que presenta.

Ahora puedes llenar tu suelo de color
Ahora puedes llenar tu suelo de color. Photo by JOSHUA COLEMAN on Unsplash

Pero no nos olvidamos de los porcelánicos y su amplia gama de posibilidades. Destacan las piezas grandes y hexagonales que no solo veremos en suelos o en cuartos de baño y cocina. También destaca la imitación a madera, aportando ese toque rústico al hogar y con la comodidad de no necesitar un mantenimiento. A destacar también el pavimento de hormigón desgastado con un toque envejecido. Las baldosas hidráulicas viven un momento de esplendor dónde delimitan espacios y llenan de color cocinas y pasillos… ¡ y son tan bonitas!

Más madera…

La madera, uno de los materiales más queridos desde siempre. El inconveniente que presenta este material ha sido siempre lo delicado que aparenta ser, pero desde hace un tiempo podemos encontrar suelos de madera quick step con la tecnología surface & edege protect+ que evita la suciedad en los poros de la madera.

Un suelo de madera es un valor seguro
Un suelo de madera es un valor seguro

Destacamos tres tendencias en madera para este 2020. La madera ahumada con color y grano más fuertes. La madera blanqueada, con un aspecto a ceniza. Y la madera con patrones. Y para lo más respetuosos con el medio ambiente, suelos de bambú. Son resistentes, económicos y ecológicos. Tiene una apariencia similar a la de la madera con un veteado más intenso y marcado.

También puedes optar por cerámica de imitación. Cerámica que parece madera y no cualquier madera, el diseño es tan perfecto que imita a madera de granero recuperada. Este es, sin duda, uno de nuestros favoritos, por su color y aspecto degradado. Este azulejo tiene un acabado direccional que hace que se asemeje aún más al suelo de granero real. 

Todos al suelo…

La elegancia y la sofisticación a los espacios llega con el mármol. Así es, cada vez son más ligeros por lo que facilitan la instalación. Con una gran variedad de acabados y colores encontraremos el mármol en detalles de la casa como en baños mesas e incluso paredes.

El microcemento, ese gran descubrimiento y tendencia de este 2020. Es un suelo resistente e impermeable. Da un estilo más industrial y/o minimalista al espacio. 

El suelo de microcemento gana cada vez más adeptos
El suelo de microcemento gana cada vez más adeptos

Así que este 2020 se buscan suelos únicos y con personalidad, con posibilidad de mezclar y combinar. Y por suerte, hay una amplia variedad de estilo y calidades en tendencia para que escojas lo que más se adapta a ti. En Viviendea puedes encontrar cada vez más profesionales del sector inmobiliario; arquitectos, diseñadores de interior, proveedores… que pueden ayudarte a diseñar tu nueva casa en Viviendea.

Social y tal y tal…

Pocas voces han salido en defensa de un sector tan duramente etiquetado como es el sector Inmobiliario. Más difícil aún es poner en valor, valga la redundancia, el valor social del mismo.

Aquí tienen una. La mía.

Tradicionalmente visto como el sector de la opacidad, del 3% o del pelotazo, es difícil ver luz entre tanta oscuridad, entre tanta opacidad. Pero también es fácil etiquetarlo y atacarlo bajo esos clichés, algunas veces merecidos, cierto, pero cada vez más interesados y desmedidos. Hay muchos actores que quieren cambiar la película, que la estamos cambiando, y cuesta. No solo por el propio sector, muchas veces reacio a dar ese paso, también por el eterno mensaje que se traslada desde múltiples altavoces a una sociedad que nunca podrá entrever valores si nadie sale a contarlos y a demostrar que están ahí. Los valores sociales del sector inmobiliario han llegado para quedarse.

Estará usted pensando, ¿valor social del sector inmobiliario? Y yo le responderé que sí, y sin ninguna duda. Si entendemos social como aquello relativo a la sociedad humana o las acciones que repercuten en beneficio de todos, no pondremos en duda que la vivienda es un derecho, además amparado por la Constitución, que todos deberíamos poder disfrutar. ¿Discurso interesado? Claro que sí, pero para todas las patas del sector.

El valor social de la vivienda viene recogido en nuestra Constitución
El valor social de la vivienda viene recogido en nuestra Constitución

Una de las patas que gestiona ese derecho son los agentes del propio sector inmobiliario. Ahora usted estará pensando «pues así nos va», y seguramente tenga parte de razón. Otra de las patas importantes es la propia Administración, que es la que debe «promover las condiciones necesarias y establecer las normas pertinentes para hacer efectivo ese derecho», tal cual reza el famoso artículo 47 de nuestra Constitución.

Y la pata más importante es usted. Lo que siempre verá en las páginas económicas con el nombre de «demanda de vivienda» es usted, que se enfrenta a un mercado donde las otras patas de la mesa cojean, porque no están al mismo nivel.

Volverá usted a pensar «pues así nos va», y entonces comenzamos la búsqueda de un culpable, un malo, pero muchas veces no lo hacemos con todas las cartas sobre la mesa, porque se desvían las responsabilidades hacía las otras patas de la misma. Mi pata está bien, la que cojea es la otra. Y ahí está el problema, que si una pata cojea la mesa entera lo hace también.

Este no es un juego de buenos y malos. Si identificamos que los malos son unos u otros es que no estamos haciendo las cosas bien. Ni los unos, ni los otros.

Desde el propio sector se debe avanzar en mostrar de una forma más firme ese valor social y mostrar valores como la transparencia o la empatía con el cliente. Desde la Administración se debería de poner el foco en los impuestos que tiene que soportar el comprador de la vivienda, muy elevados en obra nueva, en la cesión de uso de suelo y en los dilatados plazos administrativos de las licencias. Nivelemos la mesa. Entre todos.

Entendamos que vamos juntos en esta barca. Y en una barca, el que no rema, pesa.

Todo ello con vistas a que nuestro sector será uno de los que empuje la economía tras la pandemia. Puede y debe, no desde un punto de vista oportunista, desde un punto de vista social.

O sigamos repartiendo culpas al otro… Sigamos igual… Sigamos… y tal y tal.

Artículo de opinión publicado en El Periódico de Aquí.

Página 1 de 15